El nuevo Jinete de dragón (parte 1)


-Cruzando por entre las nubes, atravesando el firmamento. Ahí encontrarás a un dragón...Porque los dragones deben de ser libres
-Pero los dragones no existen, ¿cierto?
-¿Eso es lo que te han dicho?
-Nunca he visto un dragón, no existen
-No todo lo que no ves no existe y además... ¿porqué se te ocurre que una criatura tan maravillosa como un dragón se dejaría ver por un humano?
-Eso quiere decir que no has visto ninguno
-No, yo no he dicho eso... vaya chico se nota que eres lento de entender
-¿A qué te refieres?
-Los dragones existen, pero no se dejan ver porque le han estado dando casa desde hace cientos de años, viven escondidos, solo algunos hombres y mujeres dan con ellos, los dragones los eligen porque confían en ellos y quieren que sean sus jinetes, sus aliados
-¿Quién los caza?
-La iglesia
-No...no puede ser, la iglesia protege a todo ser vivo- defendió Jark
-¿Y que crees que traían en ese gran carro?, ¿qué crees que era ese bulto?, ¿de que otro animal podría pertenecer ese gran cuerno que cayó a tus pies?
-Yo... este
-Exacto, solo le podía pertenecer a un dragón
-¿Porqué me dices esto si sabes... sabes que yo soy parte de la iglesia?
-Porque confío en ti... y porque eres uno de los elegidos
-¡¿Qué?!
-Shhh, baja la voz muchacho
-Tu si que estás loco
-No niño... tu marca indica que eres de los jinetes más especiales, tienes sangre de jinete de dragón en tus venas, naciste al mismo tiempo que tu dragón y eso hace que su lazo sea más fuerte y por eso debo llevarte a...
-Es una marca de nacimiento y punto
-¿Y como explicas esto?
Le levantó el brazo dejando al descubierto una leve palpitación en el lugar en el que se encontraba su marca en forma de dragón
-Este...
-Te matarán, saben que eres un jinete, te acogieron porque quieren matar también a tu dragón, debemos escapar...
-No... es... es mi casa
-No es tu casa, nunca debes pensar en este lugar como tu casa
-El padre Jayenger no haría esto
-¿Y por qué está espiándonos?
De detrás de una columna apareció el padre con expresión sombría
-Vaya, vaya... nos volvemos a ver, Dandrek
-Jayenger
-Miren mi suerte, dos jinetes de dragón en un día, alabado sea el gran Dordos, señor de todo
-Tu dios no es más que un invento y lo sabes
-Diciendo blasfemias antes de tu muerte... creo que no llegarás al cielo
-Al diablo tu cielo
-Padre Jayenger, este loco me ha estado diciendo estupideces de dragones, creo que es uno de los rebeldes que está en contra de la iglesia -dijo Jark al ver a su superior
-Ni que lo digas muchacho, ven aquí es mejor que te alejes
-Claro padre
Caminó hacia él padre con intención de salir de la habitación, pero cuando estaba a punto de llegar a la puerta escuchó un grito
-¡No! -se giró a tiempo para ver como el padre levantaba un puñal y decía con gesto siniestro
-Que el gran Dordos te reciba con los brazos abiertos
Alcanzó a levantar un brazo, hubo un gran destello y el padre salió disparado contra la pared opuesta, sangrando en la cabeza
-Pa...padre -balbuceó
-Vámonos, ahora no tardarán en venir por nosotros
-Pero el padre...
-Vámonos
Lo levantó con suma facilidad y le cargó en sus hombros
En todo ese tiempo Jark solo pudo pensar en una cosa "Lo maté... maté al padre Jayenger"

-------------------------------------------------------------------------------------------
Nosotros, los berundelinos protegemos y adoramos a los dragones, más adelante les presentaré más de esta historia, espero que estéis buscando su frase para nuestro primer concurso
Y si no habéis tenido suerte tened fe, que pronto os llegará la inspiración necesaria
Eliminar formato de la selección

1 berundelinos maravillados:

Marina 25 de abril de 2010, 13:40  

Bello concurso propones:)
Te digo una cosa :) Tanto el libro, como la pelicula son realmente hermosos :)
Te recomiendo que leas el libro, y veas la peli, vale la pena :)

Un beso grande!

Somos berundelinos...

Porque amamos leer
Y no podriamos despegarnos de las paginas de un libro
Porque añoramos la magia
Y vivimos en un mundo de en sueño
Somos berundelinos
En alma y mente